La reflexología podal es una técnica terapéutica milenaria, que consiste en la estimulación, mediante presión y masaje, de determinadas zonas de los pies. Son los llamados puntos reflejos. Activando estos puntos los estímulos viajarán a través de las zonas como la electricidad lo hace por los cables llegando a órganos, glándulas, músculos.
Cuando aplico la reflexologia podal lo hago siguiendo un método holístico utilizando como terapia complemetaria  la aromaterapia que favorece mucho la transmisión.

Los pies tienen una 7.200 terminaciones nerviosas siendo un área de proyección refleja superior a otras partes del cuerpo. Según la medicina tradicional China la energía viaja a través de canales de circulación energética y los pies son un punto de origen para trabajar estos canales.

Fue el médico William Fitzgerald quien, a principios del s. XX, plasmó en su “Teoría zonal” que existe una relación entre el punto reflejo y la zona por la que se mueve el estímulo. La observación y el estudio le llevó a establecer que el ser humano está longitudinalmente atravesado por diez meridianos ( simplificación de los meridianos chinos), cinco en cada mitad del cuerpo y concluyó que existe correspondencia directa entre los órganos, tejidos, aparatos o sistemas de cada área o zona. (Historia de la reflexología podal).

Una de las explicaciones de la eficacia de la reflexologia podal, según científicos de hoy,  es que la presión puede enviar señales que equilibran el sistema nervioso o liberan sustancias químicas como las endorfinas que reducen el dolor y el estrés. Al estimular y hacer fluir la energía corporal estamos provocando cambios que repercuten en nuestra salud.

La reflexología podal no es un masaje de pies. El masaje se utiliza para relajar los pies y descansarlos. En reflexología aplicamos presión sobre puntos concretos que corresponden a partes y órganos del cuerpo promoviendo la salud en estas areas. El efecto puede ser también relajante, no siendo esta su única finalidad.

Existen otras técnicas terapéuticas que se basan en el estímulo de los puntos reflejos: la acupuntura, la auriculoterapia, la manopuntura, la digicopuntura….

 

Aplicación de la terapia.