La gemoterapia es una terapia alternativa y complementaria basada en la aplicación de gemas para reequilibrar el organismo. Las gemas tienen unas condiciones de formación, composición, color y energía que las hacen terapéuticas para el ser humano.
Cuando aplico la terapia impongo las piedras en sitios concretos del cuerpo activando la energía y dando paso al movimiento que genera el cambio. La aromaterapia contribuye muchos en los beneficios de la terapia.

En la antigüedad ya se usaban piedras frías o calientes en determinadas zonas del cuerpo para proporcionar alivio, calmar dolor… Hoy en día, perpetuando las tradiciones ancestrales, los pueblos primitivos las siguen usando en sus rituales y en la sanación.

El color es una de las características primordiales de las gemas. El camino que recorre la luz al atravesar el cristal está condicionado por la composición química (contienen oligoelementos) y la formación cristalina. Al atravesar el mineral, la luz, varia sus longitudes de ondas que son las que pueden generar beneficios terapéuticos. La Alejandrita, por ejemplo, a la luz natural es verde y si la exponemos a rayos de luz artificial cambia al rosado.

Hay gemas que sometidas a una presión específica vibran creando energía, son piezoeléctricas . Por ejemplo el cuarzo  en los relojes de precisión, radios, ordenadores,…. La energía de los cristales con su resonancia penetra en el cuerpo. Esta es otra de las propiedades que usamos en  gemoterapia.

Dadas sus características son muchos los beneficios sanadores que nos aportan. Aplicarlas sobre el cuerpo, tocarlas, llevarlas con nosotros, que nos acompañen en casa favorece el fluir energético.

 

Aplicación de la terapia.